La Generalitat de Cataluña permite los correbous a pesar del elevado riesgo de contagios

 
El pasado lunes, 12 de julio, la Coordinadora per l’Abolició dels Correbous de Catalunya (CACC) pedimos al Consejero de Salud, Josep Maria Argimon, y a través de una instancia, la aplicación de medidas cautelares para prohibir la celebración de actos taurinos (correbous) mientras éstos no dispongan de un nuevo protocolo actualizado para combatir la explosión de casos de Covid19 y el riesgo tan elevado de contagio derivado de la variante delta.
 
Sin embargo, mientras este protocolo no se implante, solicitávamos que se hiciera un test de antígenos antes de poder entrar como público y como participante en las plazas portátiles y los encierros, dada la gran concentración de personas y el inevitable contacto directo.
 
La respuesta dada desde la Secretaría de Salud Pública es que “se pueden reemprender las actividades culturales de tradición popular, organizadas por entidades públicas y privadas, pero con sujeción a los requisitos de aforo y limitación de personas, en función de las condiciones de ventilación y control de accesos y con la condición de que los asistentes estén sentados, por tanto, los correbous se pueden celebrar siempre que cumplan la normativa.”
 
Así pues, la Generalidad de Cataluña seguirá permitiendo la celebración de esta tipología de espectáculos a pesar del elevado riesgo de contagios en este contexto, donde el cumplimiento de las medidas sanitarias se ve gravemente comprometido, tal y como ya demostramos con la aportación de imágenes captadas de incógnito por nuestro equipo de investigación.
 
Vemos pues como el privilegio taurino prevalece por encima de la salud pública, gracias a una excepción a la ley de protección animal y al bienestarismo promovido. 
 
 

No se admiten más comentarios